Los empresarios nacionales son de la patria, no de un partido político

Nota de opinión de Leo Bilanski como aporte al debate de los empresarios nacionales y su rol en la política.

Notas de opinión Por: ENAC 16 de octubre de 2018
leo bilanski Instituto Patria
leo bilanski Instituto Patria

Desde que empezamos a poner en valor nuevamente desde ENAC el concepto de empresarios nacionales la dimensión que más debate genera es sobre su participación en la política en términos empresariales pero sobre todo su participación activa en la política partidaria.

Permítanme ampliar con ustedes algunos conceptos e ideas a fin de ir desovillar el perfil del empresario nacional y su rol como sujeto político activo.

Primero lo primero, cuando hablamos de empresarios, o empresarias, nos referimos a los hombres y mujeres que toman decisiones comerciales, productivas, etc todos los días y llevan adelante algún emprendimiento sin importar su estructura jurídica, ó el tamaño de su cuenta corriente o la cantidad de trabajadores que tenga este a su cargo. Si algo nos enseñó la democracia es que la igualdad es una base positiva para el desarrollo social. Un voto, una persona.

En segundo lugar el empresario nacional promueve un conjunto de valores e intereses que podrían resumirse en "primero el pueblo, después los trabajadores y por último los empresarios". Si hay una tarea central que el empresario nacional debe realizar es la de recuperar el rol central en la sociedad como dador de trabajo, generador y distribuidor de riqueza, protector de la integridad social del conjunto, promotor de una economía al servicio del ser humano, tal y como lo indica el Papa Francisco con mucha mayor claridad en sus encíclicas.

En tercer lugar creer, o intentar hacer creer, que los empresarios nacionales son propiedad de una organización, o incluso peor, de una persona, es malicioso u oportunista, además de falso. La Argentina del desarrollo nacional, popular, con inclusión social, moderna, productiva, innovadora, justa y tolerante requiere de miles de empresarios nacionales, de cientos de organizaciones que lleven adelante procesos de formación política para pymes, de información, de posición, de comunicación y de acción directa si es necesario. Los empresarios nacionales están donde sus organizaciones representan plena y permanentemente sus derechos, donde impiden los retrocesos ó donde encauzan los avances políticos, económicos, sociales y culturales por la senda del desarrollo, de la democracia, de la justicia, de la libertad y de la soberanía.

En cuarto lugar, y algo que genera controversia en los empresarios pymes, es la participación activa en la política amplia. ¿Cómo vamos a cumplir los mandatos que nos proponemos si el futuro no lo diseñamos e implementamos en conjunto con los trabajadores organizados, con las organizaciones sociales y con los partidos político como vigente instrumento de representación de la sociedad? La tarea del empresario nacional es cohesionar a la sociedad en un camino de prosperidad colectiva, no promover castas o élites.

En esta etapa es importante aclarar que los empresarios nacionales tampoco son propiedad de un partido político, en todo caso, y si el espacio partidario así lo considera, podrá tomar nuestras ideas, propuestas o programas e incluso podrán proponernos que hombres y mujeres del colectivo empresarial tengan a su cargo funciones legislativas o ejecutivas, de hecho la hora histórica, así lo reclama. Pero de ningún modo ni una sola persona al frente de un partido, o un "bendecido", algo habitual en el sector, podrá representar total y acabadamente todas las dimensiones y necesidades de participación ni de transformación que está Argentina herida requiere. En este sentido el camino es la construcción colectiva multisectorial la que tendrá la mayor posibilidas de enfrentarse a los nuevos desafíos y problemas de la actualidad nacional.

Los partidos deben comprender que tiene que conformar con los representes de los sectores, que impulsen el mismo modelo de país, propuestas y programas políticos amplios, consensuados y sustentables. A su vez conformar una fórmula electoral competitiva que busque la representación de la mayoría. Y finalmente construir acuerdos que brinden respaldo institucional en caso de ser elegidos y tener que llevar a la práctica "los compromisos con la sociedad".

Así y todo, incluso sorteando con éxito el período electoral, incluso volviendo a recuperar el control nacional de las decisiones políticas y económicas de la Argentina habrá que seguir fortaleciendo a las organizaciones de empresarios nacionales y habrá que alentar el involucramiento de estos en los destinos de la patria.

La hora política reclama generosidad, amplitud y mucho trabajo por parte de todos los actores políticos para no volver a perder vida de los argentinos en manos de una "revolución productiva" que nunca sucedió o de una "lluvia de inversiones" que jamás se desató.

El futuro está en mano de los otros empresarios, que entienden esto y les importa la patria.

Esta es una nota de opinión personal.

Te puede interesar

ENAC le entregó una carta al PAPA FRANCISCO

En el día de hoy la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino - ENAC - a través de su su socio César Crositta le entregó en el Vaticano al Papa Francisco una carta.

Los empresarios nacionales y el Papa Francisco