Para salir de la terapia intensiva económica en la que vivimos debemos curarnos el neoliberalismo

Nota de Opinión de Leo Bilanski sobre el tránsito de dos pandemias simultáneamente por la Argentina

Notas de opinión Por: ENAC 24 de mayo de 2021
Leo Bilanski los otros empresarios ENAC
Leo Bilanski los otros empresarios ENAC

Afuera sucede una verdadera matanza de compatriotas, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, trabajadores y empresarios, macristas y kirchneristas, el Covid carece de sensibilidad social y castiga a todos por igual. “Mientras que los muertos no sean tus muertos no vas a entender lo que está pasando” afirma la Dra. Luciana Ortiz Luna del Hospital Horacio Heller de Neuquén y susurró Alejandro Bercovich a mi oído en su editorial de “pasaron cosas”  y que movió mi piso como si fuese un terremoto. Ya venía sensibilizado por la frase “desesperada” que usó nuestro Presidente Alberto Fernández cuando dijo “No voy a aceptar que se naturalice esta cantidad de contagios o muertes” cuando tocábamos  los 744 argentinos fallecidos en un solo día, en anuncio que derivó en el decreto de confinamiento que nos sacó de esa nebulosa en la que estábamos inmersos debido a la riña política-mediática con el inmoral Horacio Rodríguez Larreta y que nos volvió a poner en el carril de la resistencia activa contra esta pandemia de mierda. Es decir, ¿Quién le pidió que se naturalicen los muertos por esta pandemia? ¿Esperamos a que los muertos nos dieran un baño de claridad sobre lo que debía hacerse? ¿Qué nos esta sucediendo como sociedad que no reaccionamos a tiempo?

Como dirigente político empresarial me toca transitar el mundo de la empresa y ver como la emergencia sanitaria por el Covid, a la que se suma la emergencia económica por la pandemia amarilla castiga, y duro, a los y las pymes. Sin embargo no puedo eludir una idea que da vuelta por mi cabeza hace un tiempo al ver el comportamiento de mis colegas en general, y que por vergüenza o miedo no se atreven a decir en voz alta que es la idea promover un consenso social alrededor de algún nivel de muertos a cambio de poder seguir comerciando, de seguir lucrando, durante la pandemia, “con normalidad”, como si nada extraordinario sucediese.

¿Qué nos pasó que hay que que explicar una y otra vez que la vida está sobre el comercio? Nuestra sociedad viene transitando ya otra pandemia desde hace casi medio siglo, la del neoliberalismo. Una pandemia económica y social que a diferencia de la inmediatez del Covid nos mata en cámara lenta. Como sociedad seguimos inmersos en esa nebulosa que no nos permite discernir lo importante de lo complementario, que mitiga nuestra sensibilidad social, nuestro humanismo, que todo mercantiliza y, que sobre todo, promueve la idea de que la salvación individual es posible, en materia económica pero también inentendiblemente en materia sanitaria. Es tan delirante que la santería también ocupó su lugarcito en el circo mediático y de opinología sobre lo que había que hacer o no con la salud frente a la pandemia mientras el Gobierno Nacional invierte en investigación, ciencia, tecnología, producción y adquisición de vacunas contra el Covid. Esta, entre otras, es la razón por la cual a lo largo del gobierno de Macri perdimos 25.000 pymes, y en el último año la pandemia se llevó otras 20.000 pymes y nuestros propios colegas se mantuvieron inmutables, insolidarios e insensibles, como rehenes de una enfermedad a la que aún hay que encontrarle la cura.

Haciendo un paralelismo podría afirmar entonces que “Mientras que la pyme que cierra no sea tu pyme no vas a entender lo que está pasando” ya sin ningún margen de error para calificar culturalmente a nuestro sector. El neoliberalismo atrofió nuestro raciocinio social, cultural y político. 

Bien entrados ya en el siglo 21, nuestra generación está atravesando dos pandemias simultáneamente. Por un lado sufriendo la muerte que provoca el Covid en Argentina con ya 75.000 fallecidos y, por otro, los efectos del neoliberalismo corroyendo las bases económicas y sociales de nuestra patria con 46,3% de inflación interanual, 42% de pobres, un 20% adicional con riesgo se serlo, un salario mínimo vital y móvil de $23500 (235 USD = 40% del SMVM 2015), un desempleo formal del 11% con 6 Millones de trabajadores registrados y una economía informal con 5 Millones de trabajadores.

Si bien el recién llegado Gobierno Nacional de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner ha sido, y es, el salvavidas que lucha con uñas y dientes para que el Covid no nos gane la pulseada, en materia económica estamos aún adormecidos en esta nebulosa que construye la riña política, los medios de comunicación serviles a las corporaciones extranjeras y un poder judicial absolutamente corrupto funcional al establishment y, cuando no, a intereses extra nacionales. A pesar de producir a escala industrial medidas económicas paliativas, diría nunca antes vistas, el sistema económico neoliberal responde efectiva y eficientemente como mejor lo sabe hacer, que es concentrando el mercado, apropiándose y concentrando la riqueza y redistribuyendo pobreza a su paso. Desde ENAC impulsamos junto Mariano Hamilton el libro “Nunca Más Económico” donde queda a las claras que estamos a las puertas de decisiones que tomar, es momento de patear el tablero de cambiar las reglas de juego o entregar a nuestro pueblo a una vida miserable. 

En este sentido comparto algunas decisiones políticas que los dirigentes políticos debemos afrontar:

  • Recuperar el Estado Republicano democratizando el poder judicial.
  • Legislar y reglamentar completamente el art 14 bis CN
  • Reformar la ley de entidades financieras para que la tasa de interés no supere la rentabilidad productiva
  • Desdolarizar profundamente la economía
  • Nacionalizar el capital productivo y financiero estratégico
  • Desmonopolizar el mercado e intervenir a las 500 empresas más grandes de la Argentina
  • Crear el Ministerio de las pymes y de las cooperativas 
  • Crear 500.000 nuevas pymes en las provincias federales
  • Formalizar 5 Millones de puestos de trabajo
  • Creación del salario digno (USD PPA 1000)
  • Una casa para cada familia

Que nadie se confunda, necesitamos más capitalismo, estamos pidiendo a gritos curar al sistema económico que promovía el desarrollo humano de esta pandemia neoliberal que tiene por sujeto beneficiario al que especula en lugar de a los que trabajan y producen. Si la cura posible es el Estado Presente bienvenida la cura y seamos parte del Estado que ayude a sanar las heridas.

“Los Otros Empresarios y Empresarias”  tenemos la responsabilidad histórica de revertir esta situación si queremos dejarle un mundo mejor a nuestros hijos y a los hijos e hijas de ellos. Como empresarios tenemos la responsabilidad individual de cuidar a nuestra pymes por supuesto, a nuestros trabajadores, a nuestra cadena de clientes y proveedores, y a nuestras familias. Pero desde ENAC como organización política empresarial que somos, también tenemos la responsabilidad colectiva de promover los cambios estructurales que nos saquen de esta terapia intensiva económica donde vivimos anestesiados para volver a ponernos de pie, con orgullo de lo que somos, y del lugar protagónico que tuvimos y que debemos volver a tener en la sociedad. Somos creadores de trabajo y de riqueza, y es hora de revertir ese desprestigio que una infame minoría de ceos cipayos, lobbistas y empresarios inescrupulosos y sus de cámaras empresariales prebendarias construyeron para el resto de nosotros. Necesitamos más empresarios comprometidos con lo Nacional para hacer de esta patria un hogar, y no un lugar, tal y cual lo propone el Papa Francisco.

¿Si no es hoy cuando?¿Si no somos nosotros quienes? Tenemos el sistema que refleja nuestros actos y decisiones, pasadas, presentes y también futuras. ¡Es hoy, animémonos a construir la Patria que soñamos! 

Te puede interesar

Se presentó el libro Nunca Más Económico ante ENAC

El evento contó con la presencia de Mariano Hamilton -coautor junto a ENAC- y Alfredo Zaiat -protagonista del libro- y reunió a más de un centenar de empresarios y empresarias pyme. Es la primera de una serie de presentaciones que se desarrollarán a lo largo y ancho del país.

Presentación-NME-Web